Seis tratamientos para eliminar las manchas en la piel

Manchas o hiperpigmentación son consecuencias indeseadas de la exposición al sol, y este es el momento de combatirlas, el otoño, cuando la radiación es más baja. Métodos caseros y avances tecnológicos.

En el otoño se suele tomar conciencia de los daños que el sol ha dejado en la piel en los meses estivales. Es el momento adecuado para combatir las indeseadas manchas (hiperpigmentación).

La hiperpigmentación es causada por aumento de melanina. Esta sustancia absorbe y dispersa la radiación ultravioleta, que absorbida es transformada en color. Este es el principal motivo generador de las manchas en la piel, sobre todo en el verano cuando la radiación es alta.

Las manchas se acentúan con la exposición al sol pero se debe considerar que otras fuentes de luz pueden manchar la piel.

El protector solar debe estar colocado dentro del hogar si hay lámparas o tubos de fluorescencia encendidos o si da el sol en las ventanas y las personas están cerca de las mismas.

Causas

Existen una serie de factores que son causantes de la hiperpigmentación.

– Algunos medicamentos.

– Secuelas de infecciones.

– Traumatismos.

– Enfermedades inflamatorias como el acné.

– La depilación con cera o rasurado.

– Luego de producida una alergia.

– La predisposición genética.

– Enfermedades autoinmunes y endócrinas.

– Las abrasiones o peelings cuando se realizan sin tomar las precauciones necesarias.

-Cosméticos, como los perfumes. Esto se observa sobre todo en la zona del cuello.

Las causas mencionadas se exacerban con la incidencia del sol.

Observaciones

– Los fototipos más altos (las pieles más oscuras) son más proclives que las pieles claras a mancharse. Especialmente si tienen exceso de exposición al sol.

– Con el paso del tiempo aparecen más manchas y las existentes se van acentuando. Son cada vez más difíciles de aclarar.

– La hiperpigmentación aparece con más frecuencia en las zonas que están más expuestas al sol porque no llevan vestimentas (cara, manos y escote). Se ven más cantidad de manchas en las áreas donde hubo exceso de sol; en los hombros o espalda. Estos son lugares donde habitualmente pudo haber existido algún tipo “de quemadura”. Es común que aparezcan con el correr de los años en las piernas.

– Las regiones que están expuestas comunmente al sol tienen una densidad de melanocitos de hasta dos veces mayor.

– Los melanocitos se encuentran también en la dermis (segunda capa de la piel), lugar difícil de llegar con los peelings y las cremas despigmentantes.

– Todos los procedimientos para eliminar las hiperpigmentaciones pueden comenzar a realizarse en otoño y deben finalizar cómo máximo en el mes de octubre.

–  Después de todos los procedimiento para eliminar las manchas, desde el más suave al más agresivo se debe utilizar como mínimo factor de protección solar FPS 50+ y reponerlo varias veces al día. Por supuesto no exponerse al sol.

Tratamientos

1- Protección solar. Es el tratamiento número uno. Se debe aplicar todos los días del año, aun cuándo esté nublado porque los rayos tienen la capacidad de atravesar la piel.

2- Aplicación de productos con principios activos clave. Se usa una amplia cantidad. Los más utilizados y efectivos son la hidroquinona y el ácido retinoico. Pero también se realizan mezclas con ácido glicólico o mandélico. Otros despigmentantes que se pueden emplear son el ácido kójico, el ácido azelaico, el ácido ascórbico (vitamina C) o el ácido fítico. Estos ácidos están formulados en cremas que se utilizan en el domicilio, pero siempre bajo indicación y supervisión médica.

3- Peelings. Se trata de una descamación o exfoliación. Consiste en el uso de diferentes sustancias químicas: ácidos mandélico, glicólico y retinoico entre otros. También pueden ser peelings físicos que se realizan para renovar en forma mecánica en las capas más superficiales de la epidermis. Así el tono lucirá más homogéneo.

4- Microdermoabrasión con punta de diamante. Es una exfoliación que se realiza a través de microcristales de óxido de aluminio. Se remueven así las células más superficiales de la piel para su renovación. A continuación se aspiran las células muertas. De esta forma mejora el tono, la textura y se favorece la regeneración celular.

5- Luz pulsada con tecnología AFT (advanced fluorescense technology). Cada pulso de AFT limita la potencia máxima al rango terapéutico requerido. De esta forma calienta en forma precisa la zona a tratar. Se logra así el objetivo de quitar las pigmentaciones. Se necesitan entre 3 y 4 sesiones con intervalos de 1 mes.

6- Q-Switched. Para tratar las pieles con manchas claras o con melasma. El tratamiento consiste en un haz de láser que fragmenta el pigmento en partículas mucho más pequeñas, permitiendo que sea eliminado naturalmente. El método es muy eficaz y logra resultados notables en 4 o 6 sesiones.

Todos los procedimientos mencionados deben efectuarse cuando la radiación del sol no es alta. La persona debe protegerse con protectores solares, por lo menos 50+.

Es importante recordar que “las manchas tienen memoria” y que pueden volver en alguna medida con la exposición al sol. Por este motivo es tan importante realizar el tratamiento correcto y protegerse debidamente.

* La Dra Rosi Flom es dermatóloga, miembro internacional de la Academia Americana de Dermatología y miembro titular de la Sociedad Argentina de Dermatología.

Con informacion de el Clarin.

Relacionados