La importancia de la exfoliación corporal

El proceso de exfoliación es la cualidad de tu piel para renovar los tejidos con células muertas, es ideal para mantener la correcta salud y balance de la piel.

Es ideal para eliminar la piel muerta y los residuos de la piel, además funciona como un empujón para la correcta regeneración y salud de la piel.

Aunque no estemos consientes y llevemos un régimen del cuidado de la piel, la contaminación, los estresantes ambientales, el estrés incluso el excesivo uso del maquillaje pueden dañar a la correcta salud de la piel e incluso generar una cantidad mayor de células muertas.

La exfoliación funciona como un método purgante para todos estos excesos eliminando de la piel lo que cuerpo no necesita.

A pesar de que en proceso natural del cuerpo este se ve menguado por el paso del tiempo y en épocas de estrés extremo, además del cansancio que cada uno de nosotros experimenta en algún punto del tiempo, esto se ve reflejado en la piel por medios signos de resequedad o poca oxigenación.

Al no existir una exfoliación (remplazo de la capas de la piel) y deja que la cantidad de piel muerta aumente la piel lucubra con una imagen marchita, apagada y envejecida.

Es por esta sencilla razón que es de vital importancia complementar la limpieza, hidratación y protección del rostro con una exfoliación semanal. Es decir, ayudar al proceso natural de la piel con algún producto que remueva las células muertas para darle paso a una renovación celular de la dermis.

La exfoliación asegura una regeneración efectiva al permitir a la piel absorber los nutrientes y principios activos de los productos humectantes y de rejuvenecimiento. Asimismo estimula la oxigenación celular.

Cómo elegir el exfoliante más indicado para tu piel.

  • Que sea hipoalergénico.
  • Posea algún hidratante.
  • No irrite la piel.
  • Que no sea grasoso.
  •  Ideal para la piel seca, sensible y mixta y que no maltrate la piel.
  • Para piel grasosa y que remueva no solo la grasa sino la piel muerta.

¿Cómo se deben usar los exfoliantes?

  • Se recomienda exfoliar la piel al bañarse para aprovechar el vapor del agua, pues este prepara los poros favoreciendo el proceso.
  • Hacer masajes circulares ascendentes.
  • Retirar con abundante agua cualquier residuo de exfoliante.
  • Al terminar, aplicar un tónico en el rostro. El agua de rosas es una buena opción.
  • Finalmente hidratar para asegurarse de que la piel quede firme y renovada.
  • Si es la primera vez que se exfolia la piel, empiece haciéndolo una vez a la semana y al mes aumente a dos veces por semana.
  • Si su piel es muy fina y delicada, unas dos veces al mes será suficiente.
  • No olvide que la piel es el órgano más grande del cuerpo, por eso no se limite a exfoliar la piel de la cara, consienta el resto de su cuerpo.

Relacionados