Cuidados de la piel después de un peeling químico

La palabra peeling significa decapar, también se puede referir a una piel que se está pelando, algo así como mudar de piel.
Los peelings o exfolianciones, tanto caseros como profesionales, aceleran la renovación celular de las capas más superficiales de la piel y al eliminar estas células muertas la piel luce más suave, luminosa y tersa.
Los peelings químicos son tratamientos no quirúrgicos realizados por profesionales en medicina estética o dermatólogos para lograr un cutis lleno de luz, minimizar arrugas, unificar el tono aclarando manchas o marcas de acné y potenciar la belleza de la piel. Pero ¿qué cuidados deben tenerse en cuenta después de realizarse un peeling químico profesional?
Consejos de cuidado cutáneo tras un peeling químico profesional
Hay diferentes grados de intensidad en la aplicación de un peeling químico, dependerá del caso concreto a tratar, al igual que hay diferentes sustancias químicas exfoliantes para realizarlo: ácido glicólico, salicílico, fenol… En cualquier caso después de realizar en la piel una exfoliación química son necesarios unos cuidados básicos que son importantísimos para mantener la piel en perfecto estado:
1) Lavar la piel desde la mañana siguiente con un producto muy suave y con agua tibia.
2) Hidratar la piel con crema y reaplicar frecuentemente a lo largo del día para evitar deshidratación de la zona.
3) Beber mucha agua para mantener la elasticidad de la piel.
4) No manipular la piel de la zona aunque aparezcan granitos u otras alteraciones para evitar infecciones.
5) No exponerse al sol.
 
La limpieza suave, la hidratación y la protección solar son fundamentales a la hora de cuidar la piel después de un peeling químico. No utilizar productos con alcohol, astringentes o que puedan irritar por sus ingredientes en este momento en que la piel está especialmente sensible (Vitamina C, retinoides, ácido glicólico, ácido salicílico, kójico…)